latiendamiga

El interesante mundo de los mecanismos

El interesante mundo de los mecanismos

Publicado el

Siempre que llegaba a mis manos un juguete con un mecanismo, primero disfrutaba creando algunas historias con el juguete, supongo que como la mayoría de los niños. Cuando pasaban algunos días, empezaba a buscar la forma de entender como funcionaba el mecanismo, desmontarlo, montarlo y encontrar, cuando era posible, nuevas funcionalidades.

Tal vez sea la misma razón la que me impulsa a querer explorar lo desconocido la que me obliga a entender lo que se esconde detras de cualquier caja negra. Es dificil de explicar el porque pero ya desde muy pequeño sentia esa necesidad de entender como funcionaban las cosas.

Cuando he hablado de este asunto con adultos, resulta que es una caracteristica de algunos de nosotros, pero que no es generalizada, cosa que yo consideraba cierta en mi niñez. Por ello me extrañaba de que los otros niños no le diesen a algunos jugetes las multiples funcionalidades para las que estaban diseñados.

La verdad es que tengo varias anecdotas, solo o acompañado, pero en especial recuerdo una espcial que está relacionada con dos figuras que son un gran referente para mi, una por la fasinacion que me produce y la otra por que sin ella yo no estaría escribiendo esto.

No se por que siempre me ha fascinado el agua, sigue siendo algo que no logro descifrar, pero me puedo pasar horas mirando el mar o un embalse, sintiendo una paz que en pocos lugares encuentro, incluso cuando hay una gran tormenta, el mar me inspira paz.

La otra figura es la de mi padre, del que tanto he aprendido pero sobre todo la forma tan personal que ha utilizado para enseñarme. He llegado a comprender algunas de las cosas que me enseño justo en el momento en el que las he necesitado.

Tendria yo unos seis años y era una epoca en la que mi padre tenía que pasar temporadas fuera de casa por trabajo, y aquello nos hacia echarle de menos y esperar ansiosos que volviese.

La verdad es que cuando solo se trataba de una semana, era fácil esperar al viernes o al sábado por la mañana para verle, cuando los viajes eran de varias semanas o meses se hacia mas dificil. Algunas llamadas de telefono y las caratas que nos leia mi madre era la comunicacion que existia en la aquella epoca. En general no veia el momento de volver a ver a mi padre.

En un viaje de aquellos que duró cerca de seis meses, volvió mi padre con mucchas ganas de extrecharnos entre sus brazos, tantas como nosotros teníamos de que lo hiciese, habia cola en casa para estar con el. A la felicidad de mi familia por el reencuentro se sumó la sorpresa cuando mi padre abrió una maleta y empezo a sacar regalos, yo no soy capaz de recordar que entrego a mi madre y a mis hermanas, pero nunca olvidaré mi regalo.

Se trataba de un camión de bomberos con su escalera desplegable, su sirena y unos detalles que lo hacian el camión mas bonito que yo había visto nunca. tenía una descripcion en la caja, que no era capaz de entender y que estaba escrita en francés. No pare hasta que conseguí que me ayudasen a traducirla.

Cada día jugaba un ratito, lo que me permitian la verdad, con mi camión, que tenía además un remolque con un deposito y una bomba de agua con su mangerita. Ya sé lo que estas pensando EUREKA!!! con esto puedo salpicar, con lo divertido que es. Pue sí una vez está bien, y lo que viene despues tambien, la pelea a ver quien moja mas al otro y esas cosas que ocurren tan a menudo cuando somos niños pero que van desparaciendo, pero no por ello pierden su lado divertido.

Pero rápido me dio por investigar como funcionaba la bomba, la desmonté, sabia que mi madre me castigaria si lo rompia, con lo que separé la bomba con sumo cuidado del depósito y me dí cuenta que por separado no tenían sentido, el depósito tenía un agujero por el que se perdía el agua y la bomba impulsaba aire desde un extremo al otro. Parecia que no tenían sentido por separado. Lo siguiente que se me ocurrió fue desmontar la bomba para entender como impulsaba el agua, ahora soy capaz de comprender que es algo sencillo, en aquel momento me fascinó el artificio.

Se trataba de un mecanismo que impulsaba una mebrana que generaba presion con de fin de empujar el agua con suficiente fuerza para que saliese disparado por la mangera. Fabuloso, pero veia algo que podia mejorar.

El hecho de que estubiese anclada en un deposito le restaba muchas aplicaciones, por lo que rapido pense en buscar una mangera y conectarla en la entrada que originalmente estaba conectada al deposito. Ahora ya tenía una bomba que podia mover agua desde un sitio a otro, achicar una zona inundada o simplemente jugar a salpicar.

Tambien pensaba que si pudiese encontrar la forma de implusar la bomba de una manera continua, podria subir agua a zonas que no la tenían. Esta en estos pensamientos cuando mi madre se dío cuenta de que ya lo habia vuelto a hacer, había desmontado el jugete nuevo, reprimenda, se monto un poco de alboroto y apareció mi padre, la cosa empezaba a ponerse seria.

Mi madre le explicó que había vuelto a hacerlo, que simpre tenía que desmontar los jugetes para ver lo que tenían dentro, que por que no podia jugar como el resto de los niños, lo que creo que estaba buscando era la forma de que mi padre me castigase por esta actitud.

Mi padre tomó las riendas del asunto y entonces esperaba, como siempre, intentar entender el rumbo de la conversación. Si lo notaba amable, es que habia visto algo que le había gustado, si empezaba seco, sabía que acabaría en castigo. Me formuló una pregunta seca, ¿por que lo has hecho? Estaba perdído.

Por fortuna, mi respuesta, sincera como los niños son, capto su atencion. Le respondí que queria jugar y saber como funcionaba. Posiblemente lo que vi en su cara es lo que expresan los padres cuando sienten que sus hijos disfrutan jugando, no olvidaré aquella cara nunca. Una sonrisa libiana y un gesto de aprobacion.

En aquella época teníamos un huerto con una fuente en la parte mas baja del mismo, traté de explicarle a mi padre que si conseguia la suficiente fuerza para impulsar el agua, con algo similar podríamos subir el agua de la fuente para regar todo el huerto.

Años despues, en mi adolescencia seguia muy interesado en conocer mecanismos . Pero eso ya es otra historia.

envía un mail

Enviar mensaje

Tenemos que utilizar cookies. Puedes saber más acerca de esto en nuestra política de privacidad.